Enfado y Escalada Psicológica: pautas para superarla.

-Psicóloga en Valencia Cognitivo-Conductual-

¿Por qué cuando discutimos perdemos los papeles si es algo que nos genera dolor? En muchas ocasiones has podido encontrarte a ti mismo representando una escena digna de aparecer en la mítica película la “Guerra de los Rose”.

la_guerra_de_los_rose.jpg

La Escalada Psicológica

La escalada psicológica es el nombre que se le da a este fenómeno que se produce cuando dos personas comienzan a discutir entre ellos y la intensidad de agresividad va creciendo y retroalimentándose. Lo que podremos ver es lo mismo que les pasa a Juan y a Carlos:

  • Juan: “Oye Carlos,  pásame la sal”.
  • Carlos: “Yo te paso la sal… pero un “por favor” no vendría mal…”
  • Juan: “Disculpa?? será que tu me pides las cosas por favor.”
  • Carlos: “No te hagas el indignado y se un poco más humilde!”
  • Juan: “Pero,¿quién te has creído que eres? Tú no me vas a hablar así!!”

¿Te suena esto?, ¿cómo crees que acabarán Juan y Carlos? Efectivamente, si los estuviésemos viendo, veríamos rostros furiosos y miradas de rencor… y todo por la sal… o ¿quizá es por algo más?? Retomaremos esta cuestión más adelante.

Mantenimiento de la Escalada Psicológica

Como hemos visto, se acaba de generar una dinámica de relación en el que uno alza la voz más que el anterior o dice algo más grosero… podemos decir que Juan y Carlos se han convertido en oponentes. ¿Qué les motiva a comportarse así? Existen algunas razones:

Anatomía del enfado

Cuando nos enfadamos aparece un sentimiento interno de furia que nos hace pensar cosas como: “yo tengo razón y nadie me va a discutir lo que yo claramente se”, “no te voy a permitir que…”, “calla que no sabes nada!”, “te lo mereces!! Eso y más!!”, etc… Puedes leer más sobre enfado en este artículo: Comprendiendo la emoción del enfado.

Esta sensación de furia nos empodera, nos hace sentirnos fuertes frente al otro, así que de pronto nos sentimos capaces de actuar como jueces, sentimos que tenemos la verdad en nuestra mano. Debemos comprender que el enfado, como toda emoción, tiene una función, defendernos de las amenazas, así que es lógico que dentro de sus características nos haga sentir fuertes. El problema surge cuando actuamos de este modo por cuestiones que no suponen una verdadera amenaza.

El aprendizaje social

Cuando nos enfadamos, podemos alzar la voz, amenazar o intimidar. La reacción de la otra persona puede ser la de ceder, detenerse o escuchar. Esto hace que la persona que se ha enfadado, aprenda que si desea conseguir algo, el camino efectivo será repetir de nuevo esa conducta. Ha encontrado un camino a través del cuál conseguir cosas…!

El precio de la Escalada Psicológica

La hostilidad es la mejor fórmula para deteriorar cualquier relación. Las relaciones se nutren del cariño, del respeto, del entendimiento. Se sabe que por cada interacción negativa de enfado, se necesitan cinco para compensar la negativa. Es un alto precio a pagar, no crees?

Pautas para salir del círculo de la Escalada Psicológica

Reflexiona qué tipo de relación deseas construir, ¿prefieres poner el orgullo entre tu y el otro? o por el contrario, ¿prefieres poner el entendimiento entre ambos?. Si has tomado la decisión de no repetir las escaladas psicológicas te ayudo a continuación:

  1. Empieza por identificar por qué motivos pierdes los papeles, con qué personas.
  2. Date cuenta de cuál es la primera señal de que el enfado está creciendo. Debes saber que el enfado sube su intensidad muy rápido, así que fíjate en tu cuerpo: quizá tu corazón se acelere, notes calores en tu cara, cierres los puños, … Esos serán tus chivatos.
  3. Cuando te des cuenta de que vas camino a ese estado:
    1. Respira y piensa en lo que pasará si reacciones con enfado.
    2. Pospón esa conversación. Dile a la persona que tienes delante cómo te encuentras y que de seguir hablando, podéis acabar discutiendo o diciendo cosas que no pensáis.
    3. Si la conversación es importante, es preferible acordar otro momento para retomarla cuando las emociones estén calmadas.
    4. Si la otra persona insiste en hablar, RESISTE. Repite una y otra vez que no es el momento, pero que estarás dispuesto/a a hablar cuando estéis calmados.
discusión.png
Ilustración de Angélica D.
@AngelicaTutasiL

La alternativa

¿Recuerdas la pregunta lanzada anteriormente: es todo por la sal o quizá por algo más?. Bien, una de las cosas que más sube la calidad de vida es la capacidad de comunicar las cosas desde el respeto y la empatía. Debemos saber, que el 70% de la comunicación no consiste en el contenido, sino en la forma de decirlo: gesto y entonación. Si cuidamos nuestro lenguaje y nuestras formas, generaremos relaciones de calidad, vínculos sólidos y una alta calidad de vida junto a los que queremos. También te puede interesar: Claves para mejorar tus interacciones sociales. 

¡ Sígueme en TU GUIA DE PSICOLOGÍA!

www.psicologia-amt.com

_MG_2248

Ángela Muñoz Tortajada

Psicóloga con Máster en Clínica CV- 12536

Avenida Marqués de Sotelo, n9 (Valencia)

Tlf: 662 236 366// E-mail: angela.m.tortajada@gmail.com

 

Anuncios

Afrontando la ansiedad para ligar

-Psicología Cognitivo-Conductual en Valencia-

Necesidad de Conectar

7Todas las personas sentimos en algún momento de nuestra vida la necesidad de conectar con otros. Sin embargo, en muchas ocasiones, los miedos y la ansiedad aparecen, impidiendo que consigamos acercarnos a otros. De la misma forma, esto puede ocurrir, cuando queremos establecer una relación con alguien que nos atrae.

El caso de Juan y Marta

A Juan (de 58 años) y Marta (de 36 años) no se conocen de nada, pero les ocurre lo mismo, pese a tener edades distintas: ambos, están solteros y sienten la necesidad de conocer a otras personas, pero cuando están delante de ellas o imaginan que se acerca esa posibilidad se bloquean. De pronto no saben qué hacer o decir. Empiezan a darse cuenta de que su ansiedad está subiendo y surge el miedo a hacer el ridículo, a que la gente se de cuenta sus nervios. Así que, finalmente, desisten y no se acercan.

¿Cómo ayudamos a Juan y Marta?

  • Comprendiendo la ansiedad:

La ansiedad es una respuesta adaptativa que se produce cuando el cerebro detecta que está en peligro. Evidentemente, hablar de forma amistosa con otras personas no es algo peligroso, sin embargo, si pensamos que podemos hacer el ridículo más espantoso, puede que sintamos que nos jugamos nuestra integridad, en cuyo caso, nos podemos sentir amenazados o intimidados por estas situaciones. Si seguimos este planteamiento queda claro que los pensamientos anticipatorios de catástrofes, son los primeros desencadenantes de la propia ansiedad. Pueden interesarte los siguientes artículos:

– Fobia social ¿cómo aprender a superarla?

El primer paso para ayudar a nuestros amigos será el de concretar sus miedos y darles objetividad, piensa que mucho de los miedos se basan en una predicción catastrófica que no ha ocurrido, por lo que, no se pueden basar en la lógica:

– ¿Cuál es tu miedo: quedarte en blanco, tartamudear, que los demás noten tu ansiedad, que se rían de tí o quizá decir algo inapropiado?

– ¿Qué probabilidad real hay de que ocurra este miedo?, ¿ha ocurrido alguna vez lo que temes?

  • Ya conocemos qué es la ansiedad… ¿Y ahora qué?

El ejercicio anterior, nos ayuda a tener una nueva perspectiva, pero puede que no sea suficiente para que la ansiedad disminuya. Por eso, debemos tener en cuenta algunas consideraciones que mantienen la ansiedad:

–  El efecto paradójico de las conductas de seguridad

Una conducta de seguridad es toda acción que ponemos en práctica para aliviar la ansiedad. Por ejemplo, si me da ansiedad pensar que voy a meter la pata, y por tanto, llamar la atención, entonces, para disminuir la ansiedad, es posible que no hable. Esto, produce el efecto paradójico: al estar callado, las personas puede que me preguten más a menudo mi opinión para integrarme.

–  Ideas erróneas sobre la ansiedad:

“La ansiedad es visible y todo el mundo lo notará”. Lo cierto, es que la ansiedad es algo muy evidente para el que la vive, pero no tan evidente para las personas que están alrededor.

–  Focalizar mi atención en mi desempeño:

Un error típico consiste en estar muy pendiente de mi propia actuación. Al estar tan pendiente de mi, no soy capaz de prestar atención a lo que me rodea, de forma que pierdo el hilo de la conversación, lo que entorpece que me relacione con fluidez. Esto aumenta nuevamente la ansiedad al ser consciente de que no se de que hablan y nuevamente vuelvo a focalizar mi atención en mi para asegurarme de que lo hago bien, cerrando un círculo de ansiedad. Lo aconsejable en este caso, es dirigir la atención al exterior.

– Perfeccionismo y autoexigencias

Pensar que hay una única manera correcta de relacionarnos y exigirnos cumplir esa expectativa, es lo que produce una sensación constante de presión que aumentará la sensación de fallar, lo que a su vez aumentará la ansiedad.

  • Para finalizar… afrontar

Cuando hablamos de ansiedad, hablamos de miedo. El miedo, aunque sea social, sólo puede superarse afrontando. Evidentemente, dependiendo del grado de ansiedad y de las experiencias personales, este afrontamiento puede ser más sencillo o más complejo, pero sin duda, es el camino más eficaz para tomar las riendas de tu vida. Si no estás seguro de poder hacerlo sólo, un profesional de la psicología podrá ayudarte a hacerlo de forma cómoda y eficaz.


www.psicologia-amt.com

Ángela Muñoz Tortajada

Psicóloga con Máster en Ps. Clínica (CV-12536)

Consulta en Valencia: Avenida Marqués de Sotelo, n9

Pide tu cita:  662 236 366 o angela.m.tortajada@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

Mitos románticos: Ideas Irracionales sobre amor que nos hacen sufrir.

-Psicóloga Cognitivo-Conductual en Valencia-

¿Has pensado alguna vez por qué sufrimos por amor a lo largo de nuestra vida? Existen muchas ideas románticas que hemos aprendido del entorno que nos llevan a más de un equívoco cuando los cogemos como guías para vivir nuestra vida. A continuación te expongo 3 ideas románticas que suelen generar mucho sufrimiento y te explicó porqué son ideas irracionales.

Mito 1: La media naranja

media-naranjaEs posible que te hayas encontrado a tí mismo pensando o imaginando lo feliz que serás cuando hayas encontrado a tu pareja perfecta. Esto es natural teniendo en cuenta que durante nuestra infancia vamos formándonos un ideal de amor romántico, motivado por la TV, el cine, la literatura, las opiniones. Dentro de este ideal de amor se contempla el hallazgo de la media naranja como el fin para ser feliz. 

No obstante, esto, llevado a la práctica suele generar mucho sufrimiento, y es que, si bien un ideal de amor siempre cumple los criterios de perfección... las personas solemos ser un cúmulo de virtudes y de cosas por mejorar que no siempre encajan tan bien en nuestras vidas. Si comparamos a las personas que se cruzan en nuestro camino con este ideal, seguramente siempre salgan perdiendo en esa valoración… Difícilmente una persona será tan perfecta como la idea que nos hemos formado de cómo debe ser.

Es posible que en ese momento, aparezcan ideas de: “él/ ella debería ser distinto…” Y este planteamiento es probable que propicie algún que otro roce. Te puede interesar también el siguiente post,  “¿Qué supone buscar la media naranja?” , que explica lo que nos puede ocurrir cuando esperamos que aparezca nuestra media naranja.

Mito 2: El amor es suficiente

Bueno, encontrado o no a nuestra media naranja… ¿qué ocurre cuando encontramos a esa persona especial y comenzamos una relación?

Los inicios de la relación y los cambios bioquímicos en el enamoramiento

En la primera etapa de la relación, se producen una serie de cambios hormonales y fisiológicos que potencian la sensación de enamoramiento. Una vez esto remite, como resultado de la habituación de la presencia de la persona amada, se entra en una nueva etapa de la relación más “calmada”. Nuevamente, se producen otra serie de cambios fisiológicos y hormonales que nos ayudan a mantener la conexión con esa persona.

No obstante, pese a que la biología nos ayuda con sus pequeños cambios internos, a sentirnos conectados o vinculados con la persona amada, el ser humano es mucho más complejo.

¿Y después qué?

Una relación de pareja es igual que cualquier otro tipo de relación afectiva, aunque más intensa en algunos sentidos. Esto quiere decir que funciona por principios similares: mi relación con mi madre será buena si cuido mi relación con ella. Así mismo, si cuido mi relación de pareja, mi relación de pareja funcionará bien.

¿Cómo cuidar la relación de pareja?

Existen ciertas cuestiones a tener en cuenta que potenciarán la vida en pareja. Si me preocupo por la necesidades de la persona amada, si le demuestro mi cariño con frecuencia de forma explícita y directa, si le apoyo en sus momentos complicados y puedo comunicar de forma constructiva mis necesidades… la persona amada se sentirá querida y la relación funcionará mejor. Si por el contrario, no tengo en cuenta las necesidades de mi pareja, hablo usando reproches y críticas continuadas, pido de malas maneras que necesito,  o no demuestro afecto, la relación no funcionará tan bien.

Mito 3: Las parejas deben hacer todo juntos

Es posible que nos encontremos tan agusto con nuestras parejas que queramos estar a todas horas con ellas/os y que en parte, debido a la educación y a lo aprendido socialmente, pensemos que así debe ser. Pero, ¿qué ocurre si mi pareja desea hacer planes con amigos sin incluirme?.

Las ideas sobre cómo debería ser el amor y sus consecuencias

Es posible que si, en nuestra idea de amor, mi pareja y yo debemos hacerlo todo juntos, lleguemos a plantearnos cosas como: ¿quiere esto decir que ya no me quiere? ¿prefiere a otros/as antes que a mí?, ¿es posible que ya no me encuentre interesante?… o en el peor de los casos: ¿y si tiene a otro/a?

En realidad, la vida de una persona se compone de muchas cosas: familia, amigos, trabajo, tiempo de ocio, … y es natural repartir el tiempo entre todas ellas. Puede ocurrir que no tengamos las mismas aficiones… o que los amigos de mi pareja no me caigan del todo bien. Si nos dejamos llevar por este ideal rígido, es posible que acabemos acudiendo a sitios muy aburridos o incómodos o pidiendo a mi pareja que deje de hacer ciertos planes.

Ninguna de las dos opciones traerá verdadera felicidad a la larga… ¿te imaginas como sería estar obligado a tener que vivir la vida de otro: sus amigos, aficiones, …. y no las tuya propia? ¿Te imaginas cómo se sentirá tu pareja si le pides que deje de ver a esas personas que quiere o que deje de realizar actividades que le gustan? Naturalmente, debemos comprender, que pese a que hemos elegido compartir nuestra vida con nuestra pareja, cada uno debe tener su propio espacio vital. Tal y como muestra el dibujo a continuación:

Zona verde: espacio compartido de pareja. Zona clara: espacio individual de cada uno.

Espero que te haya resultado útil! Sígueme en mi facebook para leer más artículos relacionados con psicología: TU GUIA DE PSICOLOGIA

Ángela Muñoz Tortajada

Psicóloga con Máster en Clínica y Habilitación General Sanitaria (CV-12536)

Pide cita:

Telf: 662 236 366

angela.m.tortajada@gmail.com

www.psicologia-amt.com

 

¿Cómo ser eficaz en tu trabajo? Pautas de organización efectiva

– Psicóloga en Valencia –

La ansiedad es la consecuencia de la falta de control, organización, preparación y acción. 

DAVID KEKICH

 

ORGVivimos en una sociedad vertiginosa, en la era de la información, del desarrollo. Hemos pasado de trabajos manuales: arar, sembrar, recolectar, labrar, coser, … a trabajos en los que pasamos horas sentados delante de un ordenador gestionando, organizando, elaborando, diseñando… en definitiva: pensando.

La vida ha avanzado deprisa y no nos ha dado tiempo a asimilar estos cambios, somos las primeras generaciones que se enfrentan  a una lista infinita de tareas por hacer y a los multi-empleos:

  • Estudiante y Camarero,
  • Am@ de casa y Administrativ@,
  • Peluquero y Gerente del negocio.

Vivimos en la era de la ansiedad, del estrés, del desbordamiento, de la lucha contra el paso del tiempo. Por eso, mi post de hoy va dedicado a dar unas pequeñas claves para aprender a ser eficaces bajo presión sin caer en la trampa de la ansiedad.

LO QUE NO FUNCIONA 

  • Tener en mente asuntos inconclusos: 
    • Muchas ocasiones la mente le da vueltas a tareas pendientes en momentos en los que no podemos hacer nada para solucionarlas. Esto genera una sobrecarga mental y un agotamiento continuado estés en el trabajo o fuera de él.
  • Tratar de organizar el tiempo, la información o las prioridades:
    • Tiempo: aunque intentemos exprimir 5 minutos de nuestro tiempo, no dejarán de ser 5 minutos… no conseguiremos que se conviertan en 6.
    • Información: Tratar de organizar la información sería equivalente a entrar en una biblioteca y tratar de organizarla… Se producirá una gran sobrecarga que no será realmente productiva.
    • Prioridades: Las prioridades ESTÁN, no se organizan.
  • Definir límites usando un lenguaje concreto:
    •  Un ejemplo de una definición poco concreta o abstracta sería:
      • Tarea: “Acabar la faena del trabajo”. Al expresarlo de este modo, no estamos poniendo un límite a la tarea. ¿Cómo podríamos hacerla concreta? Mira el siguiente ejemplo:
      • Tarea: “Terminar de leer el artículo, resumirlo y mandarlo por correo”

CLAVES ÚTILES QUE SÍ FUNCIONAN

FL

Lo que vamos a gestionar a partir de ahora son las ACCIONES. Podemos usar el símil de un cesto en el que depositar  todas las cosas por hacer y que requerirán ciertas acciones para ser completadas. Para que funcione este sistema es necesario comprometernos a lo siguiente:

  • Volcar en el cesto TODO lo que nos queda por hacer,
  • REVISAR periódicamente el cesto,
  • VACIAR con prontitud.
  • Convierte en un estilo de vida esta nueva forma de funcionar. De lo contrario, no será efectivo.

PASOS PARA SER EFICAZ EN TU TRABAJO

Paso 1:

Elige un sistema electrónico o de papel donde poder anotar todas las tareas pendientes, de este modo, nuestra mente sabrá que tenemos un sistema operativo para registrar todo lo que nos preocupa y liberaremos a la mente de la necesidad de darle vueltas.

Paso 2:

Haz una lista de todas las cosas por hacer y organízalas por categorías. Mira el siguiente ejemplo:

T A

Paso 3:

Pregúntate si requiere una acción inmediata.

  • Si no requiere acción, deshéchala o archívala en una carpeta especial “más adelante”.
  • Si requiere acción, pregúntate:
    • “¿me llevará menos de 2 minutos?”
      •  Si es así hazla.
      •  Si requiere varios pasos
        • Delégalo si el tema es competencia de otra persona.
        • Ocúpate de él si es de tu competencia de acuerdo a tus prioridades:
          • Divide la tarea en porciones más pequeñas
          • Calcula cuanto tiempo consideras que necesitarás para cada porción.
          • Fija en tu agenda un momento para llevarlo a cabo.
          • Una vez completado, saca de tu lista esa tarea… vacía tu cesto!!

 

¡Espero que te haya resultado útil!! 
Sigue mi grupo de facebook: TU GUIA DE PSICOLOGIA

Ángela Muñoz (CV-12536)

Psicóloga con Máster Cognitivo-Conductual 

Pide cita: 662 236 366

www.psicologia-amt.com

 

 

 

 

 

¿Cómo decir a mis hijos que nos separamos? Pautas psicológicas

-Psicóloga en Valencia-

Hoy me gustaría hablaros de un tema que preocupa a muchos padres y madres que están pasando por una separación: cómo le digo a mis hijos que ahora papá y mamá no vivirán juntos.

Este es un momento delicado ya que supone un cambio en el estilo de vida para todos. Es natural que se viva con nervios, estrés o angustia. Sin embargo, las personas tenemos la capacidad de adaptarnos a las nuevas situaciones, y los niños no son diferentes en este sentido. No obstante, es necesario que los niños estén informados de lo que está ocurriendo, porque, aunque no se lo digas, ellos son lo suficiente perceptivos, como para notar que algo raro pasa. Algunos niños desarrollan problemas de conducta tras la separación. Puede interesarte el siguiente post: “Mi hijo no obedece, comprendiendo y solucionando!”

divorcio-mutuo-acuerdo-con-hijos-sin-patrimonio.jpg

Pautas para comunicar a mis hijos la nueva situación

  1. El momento de hablar con tus hijos es una vez la decisión esté tomada. Lo aconsejable es que sean los dos padres se reúnan con sus hijos cuando no falte mucho tiempo para que la separación se produzca.
  2. Hablaremos con una actitud calmada y serena. Estad seguros que podréis controlar las lagrimas, las tristezas o cualquier expresión de despecho, o dolor. De lo contrario, estaremos enviando el mensaje a los niños de que esta nueva situación es terrible.
  3. Es preferible omitir los detalles de la separación. Información del tipo “la culpa la tiene…”, “teníamos muchas peleas” o “hay terceras personas” no es conveniente exponerla. Con ello, protegeremos a los niños de las tensiones internas de la de la ruptura que únicamente pertenecen a la pareja.
  1. Es importante trasmitir que la decisión es de mutuo acuerdo. Ya que, mostrar desacuerdo generará confusión en el niño, porque bajará la coherencia de la decisión tomada. Además, puede generar falsas expectativas en los niños de reconciliación o generar la idea de que uno de los padres fue el culpable de la separación, lo que promovería sentimientos encontrados en los niños.
  2. Les explicaremos cuales van a ser los cambios que se producirán. La recomendación es que la rutina de los niños se mantenga todo lo posible: colegio, hora del parque, las visitas a casa de los abuelos, etc. Si se trata de un niño menor de dos años, aún será más relevante que sus rutinas se mantengan y que se mantenga un contacto muy cercano con ambos progenitores.
  3. Dar un espacio para que los niños expresen sus dudas y sus sentimientos. No reprimas sus emociones de lloro o de enfado. Esto le ayudará a comprender la nueva situación. Sería más preocupante que no se exprese o actuase con aparente indiferencia. Según la edad podéis ayudar a la expresión emocional de la siguiente forma:
    1. Si el niño es menor de 4 años le ayudaremos a que defina sus emociones: “es normal que sientas pena en este momento”
    2. Si el niño es mayor de 4 años puedes mantener una conversación con él indicándole algunas de las reacciones posibles:
      1. Algunos nenes o nenas sienten culpa cuando sus papás se separan… ¿Te pasa eso a tí?”
      2. “Algunos nenes o nenas tienen miedo de que sus papás dejen de quererlos … ¿A ti también te pasa?”
      3. “Algunos nenes piensan que si sus papis se separan ya no los verán, pero eso no es cierto. Aunque nosotros nos podamos ver menos, seguiremos viéndonos y haciendo cosas juntos.”
  4. Si los niños, comienzan a hacer preguntas 37304-4-cuentos-para-trabajar-emociones-con-los-ninospasado un tiempo, las atenderemos con naturalidad. Es posible que los encontremos cabizbajos y tristes. Los padres, resolverán sus dudas, y si en algún momento no saben responder a alguna, un honesto “no lo se” será una buena respuesta. Hay que tener en cuenta que este es un periodo lleno de incertidumbre para los padres.
  5. Finalmente, los niños suelen tener la esperanza de que sus padres se reconcilien. Los papás deben transmitir con claridad que eso no va a pasar, que la decisión está tomada y no hay vuelta atrás. Esto ayudará a los niños a comprender la realidad y ajustarse a ella.

Espero que te haya resultado útil! Sígueme en mi página de facebook: “TU GUIA DE PSICOLOGIA”


Ángela Muñoz Tortajada

Psicóloga con Máster en Clínica CV- 12536

Visita mi web: psicologia-amt.com

Consulta: Presencial y Online

Telf: 662236366

Claves para mejorar tus interacciones: Habilidades sociales

Psicóloga en Valencia –

¿Qué son las Habilidades Sociales (HHSS)?

Las HHSS son un conjunto de conductas que se dan cuando interaccionamos con otras personas. Estas conductas son nuestras habilidades para expresar sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o nuestros derechos de un modo adecuado al momento o situación. No es lo mismo expresar tu opinión en un contexto laboral que en uno familiar. Las  buenas HHSS generalmente resuelven problemas o los minimizan, y también, disminuye la probabilidad de problemas futuros.

Las HHSS se aprenden desde que somos niños a través de experiencias, de observación y de la educación que recibimos, tanto a nivel social como a nivel familiar. Hay estilos aprendidos que no favorecen las relaciones. Es posible que hayas aprendido un estilo de relación orientado a “evitar o escapar” de las situaciones que te generan ansiedad o que por el contrario, hayas aprendido a pasar desapercibido, no llamar la atención, ni dar tu opinión si es diferente a la del resto (estilo pasivo). Puede que por otro lado, tengas mucho temperamento y con frecuencia pierdas los papeles, seas sagaz, o irónico o tu volumen de voz sea elevado (estilo agresivo).

The-Incredible-Hulk-HD-Wallpaper-673btv8u78n8r5h0z4mh10u0yz2hne0gpci2dakr2e2A consecuencia, o bien no te das a conocer, o te mueves por la vida siendo alguien que no quieres ser, o por el contrario, te conocen como el Hulk del barrio.

¡Conoce tus puntos débiles y tendrás mucho trabajo adelantado!

Cuando tenemos dificultades en las interacciones sociales debemos detectar los desencadenantes, para ello miraremos en dos direcciones:

  1. El contexto:
    1. ¿En qué situaciones me pasa?,
    2. ¿Con qué personas?,
    3. ¿Cuánto de nervioso me pongo?.

Fíjate que no te ocurre en toooodas, las situaciones, sino sólo en algunas, lo que quiere decir que en otras situaciones, contextos o con otras personas sí que eres hábil socialmente. Es importante no perder de vista esto para tener objetividad sobre tí mismo y valorar las cosas positivas que seguro tienes!

  1. Los objetivos en mi interacción: ¿Qué quiero conseguir? Existen formas de establecer los objetivos que pueden catalogarse como inhábiles, léelos y mira si te reconoces en alguno, esto te ayudará a centrar tu problema para luego resolverlo!
    1. Exclusividad de objetivos: ¿mis objetivos son quedar siempre bien? o por el contrario ¿mi objetivo es conseguir siempre mi comodidad? ¿Te imaginas el resultado de ambas cosas?
    2. Objetivos poco claros: quiero pedir un aumento, pero acabo hablando de otra cosa y me voy sin conseguirlo. O puede que me embarque en alguna actividad sin saber qué quiero conseguir, lo que me puede hacer llegar a una situación incómoda.
    3. Objetivos simultáneos incompatibles: Por ejemplo, no quiero hacerle ese favor pero quiero agradarlo.

Cómo ves, es muy importante tener bien claros nuestros objetivos, revisarlos para comprobar si son los adecuados y desechar los objetivos que sean incompatibles. Esto te facilitará la comunicación, reforzará la empatía, y aumentará tus buenas relaciones.

¿Para qué son útiles las HHSS?

¡Para situaciones muy diversas! Algunas de ellas son:

  • Entrevistas de trabajo

  • Conocer gente

  • Conversar

  • Pedir favores

  • Expresar sentimientos

  • Pedir una cita

  • Defender tus derechos

  • Decir NO

  • Para saber expresar críticas y recibir críticas.

Sea como sea, la buena noticia es que esta capacidad de aprendizaje sigue en nosotros y podemos aprender nuevas formas más eficaces de relación.

Ánimo y adelante!

 

Ángela Muñoz                                                                                angela.m.tortajada@gmail.com

Psicóloga con máster en clínica

CV-12536

Información y reserva de citas visita:

www.psicologia-amt.com

Atención presencial y online

Diferenciando TOC y TAG con casos reales

-Psicóloga en Valencia-

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y el Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) son dos trastornos relacionados con la Ansiedad. Existen muchas similitudes entre ambos, y no es raro que mucha gente los confunda. Es posible que te interesen los siguientes articulos relacionados:

A continuación, os voy a exponer dos casos reales, uno sobre TOC y otro sobre TAG y posteriormente realizaremos el diagnóstico diferencial. Los datos de ambos casos han sido modificados para proteger la identidad.

El caso de Marieta

Marieta tiene 75 años y acude a consulta muy alterada. Últimamente, cuando va a misa, una imagen terrible se le cuela en la cabeza: una fea serpiente metiéndose en la boca de Jesucristo. Ha intentado controlar este pensamiento, pero aparece una y otra vez, haciendo pensar a Marieta que debe estar perdiendo la cabeza. Además, de esto, todas las noches reza por sus difuntos… esto le genera una gran angustia y mucha ansiedad, ya que no puede evitar pensar en cuando será su hora. Lo lógica quizá hubiese sido dejar de rezar, sin embargo, tiene la idea de que si no reza, algo muy grave le va a ocurrir.

El caso de Julia

Julia tiene 19 años y hace 4 meses que empezó a salir con el que es su primer novio. Los 2 primeros meses todo fue sobre ruedas. Sin embargo, volviendo de un viaje juntos, Julia sintió algo extraño: sintió que le apetecía disfrutar de su tiempo individual. Al pensarlo, una pregunta se formuló en su cabeza “¿significará esto que no le quiero?!, ¿por qué pienso esto?, ¿Y si rompemos?”. A partir de ese día, la preocupación sobre una posible ruptura la hace sentir mucha ansiedad y tristeza. Ha intentado quitarse esa idea de su cabeza sin éxito. También ha intentado tranquilizarse a sí misma y  analizar la situación, sin embargo, a pesar de que racionalmente sabe que ambos se quieren y que la relación va bien, ella no puede dejar de sufrir por si en el futuro ocurre la desgracia.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL TOC vs TAG

interrogante

CONTENIDO DE LOS MIEDOS  

En el TOC, los miedos que nos encontramos pueden ser más extraños, raros o fuera de lo habitual. Este es el caso de Marieta, cuyo miedo está relacionado con la imagen de una serpiente que aparece relacionada en contextos religiosos.

En cambio, en el TAG dichos miedos hacen referencias a situaciones más comunes y habituales que hacen referencia a cuestiones de la vida cotidiana. Acordémonos del caso de Julia, cuyo miedo es una posible ruptura de pareja.

CONTENIDO DE LAS PREOCUPACIONES

El el TOC, el contenido de las preocupaciones suele tener un gran impacto porque no corresponden con los valores de la persona, con su sistema moral. Esto es lo que le ocurre a Marieta, cuyo preocupación versa sobre animales que “agreden” de alguna forma las imágenes religiosas. Este tipo de preocupación, suele asustar mucho y puede hacer sentir a la persona culpa, incomprensión y miedo sobre si está volviéndose loca.

En el TAG, las preocupaciones coinciden con el sistema de valores de la persona. Si analizamos el caso de Julia, veremos que ella valora muchísimo su relación de pareja y su preocupación precisamente está relacionado con la idea de que finalice.

FORMA DE EN QUE SE MANIFIESTA LA PREOCUPACIÓN

En el TAG, la preocupación aparece en forma de ideas o palabras. Aparecen frases bien formuladas que, pueden anticipar la desdicha en forma de pregunta. Estas eran las preocupaciones de Julia: “¿y si ya no le quiero?” “¿y si rompemos?”

En el TOC, en cambio, predominan las imágenes que aparecen veloces como flashes. Este es el caso de Marieta y la imagen de la serpiente.

RITUALES

En el TOC y en la ansiedad generalizada, las preocupaciones aparecen de forma automática sin que sea la voluntad de la persona pensar en ello. Una vez aparecen, la persona realiza una serie de conductas observables o encubiertas (pensamientos repetitivos) que le alivian momentáneamente. A esto lo llamamos rituales y constituye uno de los mantenedores del problema. En el caso del TOC, los rituales pueden ir volviéndose cada vez más sofisticados, complejos y elaborados. Pueden ir extendiendose cada vez más, dentro de lo que constituya la preocupación o miedo. En el caso del TAG, pueden no haberse desarrollado rituales y si aparecen, no son tan significativos, complejos o resistentes como los desarrollados en el TOC.

Ángela Muñoz 

Psicóloga CV-12536              – Terapia presencial y Terapia Online –                                              

www.psicolgia-amt.com